El sendero de las lágrimas 4/4

Uno de los libros que leí en mi juventud, es un libro clásico de los hebreos, es el libro Sansón de Vladimir Jabotinsky, el nombre en inglés es "judge and fool" o "prelude to dalillah", que significan respectivamente "juez y tonto" o "preludio a dalila".

Esa novela narra la historia de un juez de los hebreos mencionado en la Biblia, el mismo Sansón de la quijada de asno y que por una razón interesante está en el libro de los jueces, me parece recordar que de la tribu de dan. Quiero hacer notar una escena del libro. Hay un momento donde un sacerdote filisteo le pregunta a Sansón, que está en un foso, que porque no deja a los israelitas y se vuelve filisteo 100%. Sansón le responde "Me hablas como a las mujeres, lo que yo quiero no importa". El resultado es que a continuación de eso, le sacan los ojos.

El sendero de las lágrimas como he visto al largo de los años, es hacer algo que esta mal a sabiendas. Sea dejar la herencia de tus padres / cambiarlas por un plato de lentejas, sea usar pretextos para no hacer lo que debes hacer.

La semana pasada se dieron una serie de circunstancias de las que no puedo dar detalles, relacionadas con asuntos laborales, pero me encontré en un momento dado dándome cuenta, mientras estaba sentado en el ministerio público, que la acción que seestaba preparando en ese momento probablemente no llevaría a la cárcel a las dos hermanas que denuncié por delitos cometidos, y que tampoco podrían hacer reparación del daño, porque hay cosas que de plano no tienen remedio.

¿Que es lo correcto?

Esa es la pregunta.

Lo que me llevó al ministerio público no era cortés, pero si prudente. Papeles en la mano, testimonios de patrullas.. no asunto mío pero necesario por una mentira dicha por una de esas mujeres.

De no haber hecho nada en un futuro alguien me preguntaría.. porque no hiciste nada? Y me hubiera sido imposible contestar. Levantar la denuncia y hablar con el abogado sobre el asunto, después, implica un gasto mayor a lo que esperaba por un simple acto de justicia relacionado con derecho civil y no penal.

Y me hizo retroceder al año 1994, a mediados. Se dieron una serie de circunstancias que me obligaron a mandar a la cárcel a una mujer que literalmente robaba pan de panadería en supermercados, empleada. Fueron unas tres semanas de recibir una capacitación en métodos de medición de calidad de pan fino , incluyendo feité, danes y bizcochero. Todo el asunto era porqué yo estaba seguro que de algun modo estaban robando pan en un área de panadería de a cincuenta dólares diarios, pero no había forma de sacar el pan. Se gastaba material normal y se echaba a perder normal, pero el método era imposible.

Era pues un reto "intelectual" porque el pan era uno de los pocos artículos sin código de barras. ¿Como controlas lo incontrolable?

Aprendiendo para conocer lo correcto. En esa epoca me tuve que aventar tres semanas de dos trabajos de tiempo completo. Por un lado mi trabajo normal, y por otro irme a las oficinas de Vallejo a checar los historiales de entrada y consumo de harina, masa , azúcar y mantequilla de tiempos similares de tiendas del mismo tamaño, comparar ventas, y era evidente que algo estaba mal; luego estar como oyente la capacitación a gerentes A3 sobre el manejo de panadería (me acuerdo que fue un relajo entrar porque yo estaba con sueldo de a2, es decir mayor, y en un puesto de control de documentación generada a nivel zona).

¿Valia la pena?

Pues aprendí que la masa debia pesar 65 gramos por unidad de medida con una perdida de 30 a 50. No tiene sentido ahora, pero el resultado fue que me di cuenta como lo hacían. Una auxiliar de panadería les firmaba a los maestros bizcocheros por el pan que hacían en charolas, y en realidad firmaba por pan que no se había hecho. Es decir, el bizcochero hacía dos bandejas de danés y le pagaban como si hubiera hecho cuatro.

Fue cárcel para la chica de panadería. Los dos panaderos no se presentaron.

¿Era correcto tanto lio por 200 usd a la semana? Creo que si. Esa persona fue a la cárcel y no importa si valió la pena. Lo correcto era hacer lo acordado. Tanto para mi como para ella era nuestro trabajo (aunque yo ganaba el sueldo de ella unas doce veces)

Cuando sabes lo correcto, lo demás es muy simple. Y si no haces lo correcto, terminas en el sendero de las lágrimas.

Haciendo cuentas veo posibilidades que el asunto legal que estoy empezando, sin beneficio directo, pero por cuestiones de justicia, me costará varios cientos a miles de dólares, pero que es lo correcto ?

Cuando sabes lo correcto, lo demás es muy simple.

Theme provided by Danang Probo Sayekti.