Tarde de Jueves: A punto de dar el salto

Escribo en el trabajo, hora de la comida. Normalmente en horas de trabajo no salgo de mi oficina desde hace mas de un año, excepto a tiendas de conveniencia rápidas o a mi visita de los siete bancos cada quincena.

Las razones de no salir a comer las explicaré cuando no esté en el corporativo actual, pero están basadas en un libro de relaciones públicas que leí en 1992. Largo de explicar, no es apariencias, no es amistades, es algo más.

He pasado toda la mañana revisando detalles de una conexión a una base de datos ORACLE. La persona que la usa lo hace por marketing. He explicado a uno de los programadores jóvenes lo bàsico. He peleado esa batalla contra ORACLE varias veces. Este es un caso de explotación de datos, nada de SEQUENCEs, sinónimos o imp y exp porque los respaldos no pueden hacerse de otra manera.

El día de mañana lo he pedido a cuenta de vacaciones desde hace más o menos un mes. Seguiré un proceso que inicié por Octubre del año pasado. Las oportunidades se dan cada cierto tiempo; puede ser que este sea un salto cúbico de suerte: No está relacionado con las PYMEs de entrada pero probablemente lo sea. Tampoco está relacionado con el trabajo ni mi familia.

Pero lo será.

Es algo relacionado con el Nagualismo lo que me lleva a iniciar esa serie de trámites. He estado actualizando desde hace varios años mis antecedentes no penales, mis credenciales de salud, los contactos en el gobierno, entre personas que respetan mi forma de trabajar, pero que no creen en lo prehispánico pero si en el valor del trabajo útil para un grupo social, cosa que las sectas no son.

No es un asunto de sectas lo que estoy viendo en esta ocasión; en ese aspecto es lo de siempre. En el momento que aparezcan van a la cárcel.

Ayer en la noche pasé por metro hidalgo como paso final de los preparativos. No habíamos cenado ni mi esposa ni yo; en la calle a eso de las 9 de la noche me ha tocado ver mas cosas raras que en otras épocas. Una niña se queda viendo a mi esposa que lleva un agua de horchata... específicamente el agua.

¿Sed?

Unos pasos adelante repaso otra vez con mi esposa lo que necesitamos para el día de mañana. La persona que nos ayudó en los preparativos tiene mas posibilidades de hacer lo que vamos a hacer nosotros (desde el punto de vista económico y de referencias); aunque no vamos a comprar nada, la ventaja que les da a estas personas ser un funcionario relacionado con la energía atómica en México, y a su esposa ser una consultora especializada en certificaciones extrañas, es impresionante.

Y sin embargo....

Mañana estaré haciendo por lo que encendí mi motor en octubre.

De manera lenta se han hecho los procesos preparando el camino.

A donde vamos mañana no llevaremos coche mi esposa y yo: Prefiero estar descansado y no tener que preguntar donde estacionarme.

Ayer en la noche noté a mi esposa un poco asustada. No es para menos.

Castaneda habla en uno de sus libros sobre el salto a lo desconocido. Se oye bonito, pero no es así.

No es posible cometer un suicidio racional o físico (ese es el dar el salto). No he ido a una ceremonia como a la que iré. Se en que consiste y en que consisten los rituales.

En medio de la noche, probablemente hoy me despierte y mire por la ventana, sabiendo que mañana es el día.

Los resultados del salto no son espectaculares. No es suicidio ni escaparse de la realidad.

El salto para mi siempre ha sido aceptar responsabilidades: O de hacer cosas, o de decirle a las personas lo que no pueden ver.

El sábado cumplo 40 años. Tengo enfrente algo que es posible para aquel que está dispuesto a trabajar.

Probablemente el sábado sepa ya el resultado de lo que voy a hacer. En casos así el desgaste es fuerte para otros, no para mí. Creo que lo que voy a hacer no me desgastará en lo absoluto.

Puedo fallar. Lo que voy a hacer no depende de mí sino de la suerte, me toca hacer mi parte. No habrán augurios , jueces ni sonrisas.

Como dije antes no escribiré el viernes, es decir mañana.

Solamente habrán actos sencillos, consecuencias de preparación durante meses. La victoria o la derrota no me interesan, y probablemente por lo mismo, son raras las batallas que debo pelear sin preparativos. Este es un caso especial. Solo tres meses de preparativos. No he hecho nada similar a esto, pero llevo tres meses de hacer lo que se debe hacer.

No hay confianza, no hay ansiedad. Solo hay certeza.

Y mi juramento:

Por la fuerza evasiva que surca mis venas juro dedicar mi vida a proteger y nutrir a aquellos que buscan la sabiduría, sea la serena sabiduría, sea la sabiduría del movimiento.

Corolario:

y que tengan un trabajo.

Theme provided by Danang Probo Sayekti.